Universidades laborales

La historia que intento reflejar a través de estas páginas, muchos pueden interpretar, que depende de la posición social y del momento en que se encontraba mi familia en el año 1957.
En mi caso sí que tengo muy claro que las Universidades Laborales fueron instituciones de enseñanza creadas en la primera parte del franquismo para atender a los trabajadores y sus hijos, aunque son muy escasos los escritos en los que sus protagonistas han reflejado sus experiencias en esas instituciones. En cambio, sí que existen varios estudios y documentos escritos por políticos, revistas y algún docente, con frecuencia pocas veces analizado y, en el mejor de los casos, desde la parcialidad política con el resultado de
injusta detracción o alabanza inmerecidas.

Leer más

Sapientia Sola Libertas Est. Lo que la universidad aporta a los mayores

Se necesita humildad para aprender, la soberbia y el orgullo impiden la tarea. Así es como los ingenieros, aprendieron de los murciélagos los secretos del radar y de las termitas la manera de airear un edificio ecológicamente, sin costo energético, con solo establecer corriente de aire continua por las galerías del termitero hasta la chimenea central. Esto viene a colación porque aquí he conocido a compañeros que al abandonar el proyecto para mayores en su primer ciclo me han confesado que no seguían porque no les había aportado nada nuevo, que no habían aprendido nada. En mi opinión, vinieron tontos y se fueron igual de la universidad porque ya se sabe que “Quod Natura non dat Salmantica non praestat” y me atrevo a pronosticar que se irán igual de la vida, porque ¿cómo no aprender nada en un sitio como este?. Un colectivo como el nuestro ofrece la posibilidad de todo tipo de aprendizaje además de una terapia de grupo.

Leer más